Make your own free website on Tripod.com

MADRE NATI

 

 

 

María de Jesús Sacramentado Venegas de la Torre.

 

Natividad Venegas de la Torre fue la décima segunda hija de un matrimonio muy cristiano, desarrolló durante su juventud un estilo de vida que la acercó a la plena consagración al Señor; así lo advirtió su director espiritual.

A la edad de 19 años, quedó huérfana de padre y madre. Comulgaba todos los días, se le veía frecuentemente de rodillas ante el Sagrario, asistía a todos los actos piadosos de la Parroquia.

En Noviembre de 1905 asistió, en Guadalajara, a una tanda de ejercicios espirituales que la animó a optar por la vida religiosa e ingresó a un instituto religioso apenas creado, las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús, fundación auspiciada por el canónigo Atenógenes Silva, con el propósito de atender a los enfermos abandonados y a los menesterosos en el hospital, precisamente, del Sagrado Corazón de Jesús, cuyos huéspedes enfermos tuvieron en la hermana Natividad una abnegada y dedicadísima a su servicio.

El 25 de enero de 1921 se realizaron las primeras elecciones canónigas de la congregación, siendo electa superiora general la hermana Venegas de la Torre, religiosa profesa con votos temporales desde 1915. El nombramiento aumentó su fidelidad al deber. De 1926 a 1929, durante la crudelísima persecución religiosa, su firmeza y calidad humana y espiritual, fue lo que mantuvo la disciplina del instituto a ella confiado.

Redactó las constituciones de su congregación, aprobadas por el arzobispo de Guadalajara, el siervo de Dios, Francisco Orozco y Jiménez, el 24 de julio de 1930. El 8 de septiembre de 1930, fiesta de la Natividad de María, ella y las hermanas elegidas, formularon sus votos perpetuos; su nombre, Natividad, lo cambió por el de María de Jesús Sacramentado. Durante 33 años, hasta 1954, fecha en que dejó la dirección del instituto, favoreció la fundación de dieciséis casa para atender enfermos ancianos y desvalidos. Durante su vida prodigó cuidados verdaderamente maternales a los enfermos y a las religiosas puestas bajo su tutela; su fortaleza la atribuía a la recepción cotidiana de la Sagrada Eucaristía. Los últimos años de su vida, marcados por la decrepitud y la enfermedad, mantuvo su testimonio de abnegación y entereza. Descansó en el Señor a los 91 años de edad. Fue canonizada por S.S. Juan Pablo II el 21 de mayo de 2000, en Roma, junto con otros 26 santos mexicanos.

Naty, como es conocida, nació el 8 de septiembre de 1868 en Zapotlanejo, Jalisco, y murió el 30 de julio de 1959 en Guadalajara.

 

 

 

 

ßREGRESARß